ALIMENTACIÓN CONSCIENTE

 
c529d1_081298110b1f45e187cf53dd343dd70b_mv2.png
 
 

¿qué es LA ALIMENTACIÓN CONSCIENTE O MINDFUL EATING?

La alimentación consciente o Mindful Eating es la forma de nutrir nuestro cuerpo y nuestra mente que se enfoca en comer y vivir de forma plena, alcanzando un estado de salud óptimo y una sensación interior de calma, aceptación y amor por uno mismo.

 

Se trata de convertir el acto de alimentarse en una experiencia especial, en la que se consigue entender profundamente la relación entre lo que ingerimos y su repercusión sobre nuestra salud y la del entorno en el que vivimos.

 

 

¿Qué conseguimos a través de una alimentación más consciente?
 

  • Prestar atención al cómo comemos, por qué comemos y cuál es nuestra relación con los alimentos.
     

  • Ser conscientes del alimento que estamos introduciendo en nuestro cuerpo, y hacernos responsables de nuestra elección.
     

  • Saber escuchar a nuestro cuerpo para entender las señales verdaderas que nos envía sobre hambre y saciedad.
     

  • Evitar saciar la tristeza o los sentimientos desencontrados con la comida.
     

  • Aportar cambios positivos en nuestra salud y en nuestro peso, pero sobre todo en nuestra forma de relacionarnos con el mundo.
     

  • Darnos cuenta que la manera que tenemos de comer dice mucho de cómo vivimos y que nuestros hábitos de alimentación tienen un efecto muy importante en nuestra vida.
     

  • Ser más libres a la hora de elegir nuestros alimentos, detectar cuándo estamos comiendo de forma consciente o cuándo lo estamos haciendo con el piloto automático.


 

¿Por qué es tan importante para mí la alimentación consciente?

La mayoría de las personas que tienen una mala relación con la comida o con su propio peso han olvidado cómo estar presentes cuando comen, de manera que se alimentan sin consciencia, de forma automática y sin sentirse responsables de su propio cuerpo.

 

Me gusta trabajar la alimentación consciente porque nos ayuda a enfocarnos, a escuchar a nuestro cuerpo e interpretar la información que nos envía. Además, nos ayuda a sostener las riendas de nuestras emociones aportándonos una mayor autoaceptación, seguridad y confianza en nosotros mismos. 

 

Se trata de entender la alimentación como un camino al autocuidado que nos permite disfrutar mucho más de la comida y de todo lo que tiene que ver con ella. 

 

 

SALUD INTEGRATIVA

 
c529d1_5cedb5b397d549e0b842d2d683f24d77_mv2.png
 
 

¿Qué conseguimos a través de la Salud Integrativa?

  • Dar una respuesta completa a los problemas de salud teniendo en cuenta a la persona en su totalidad e incluyendo todos los aspectos de su vida diaria.
     

  • Ayudar al cuerpo a conseguir una curación natural, teniendo en cuenta los métodos convencionales pero incorporando terapias complementarias avaladas por la evidencia científica.
     

  • El paciente se convierte en un sujeto activo que quiere y puede ser dueño de su propia salud. La función del terapeuta es, en cambio, la de  guiar, orientar y acompañar durante todo el proceso de recuperación y aprendizaje.

¿qué es la salud integrativa?

El bienestar aparece cuando existe equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu. La Salud Integrativa combina la medicina convencional y sus avances científicos con otros métodos alternativos o ancestrales.

Más allá de basarse en el mero tratamiento de la enfermedad o dolencia, se trata de ver a la persona como a un todo, para así poder reestablecer el equilibrio óptimo y saludable en su organismo.


 

¿Por qué es tan importante para mí la Salud Integrativa?

Combinar mis conocimientos de Dietética y Nutrición convencional junto con otras disciplinas como Mindful Eating, Aromaterapia, Medicina Oriental o Yoga me proporciona muchas más herramientas con las que contar a la hora de tratar a mis pacientes, lo que me permite hilar mucho más fino y así conseguir resultados más duraderos y satisfactorios.

 

Me gusta enfocar mis terapias desde una perspectiva de Salud Integrativa porque se trata de un proceso de aprendizaje y descubrimiento constante no solo para el paciente, sino también para mi misma. Mi relación con la persona a tratar es muy personal, comunicativa y respetuosa, de forma que puedo ajustar y personalizar el tratamiento al máximo, teniendo siempre en cuenta las necesidades de cada persona.